Desde luego por lo que hay que pasar cuando ya uno es algo grandito y cada cual se va haciendo su hueco en la vida.
Resulta que el tiempo pasa y mi hermana se echa novio, y el tiempo sigue pasando y resulta que se casa con ese novio, el cual se convierte ya y oficialmente en mi cuñado.
Pues muy bien, yo me alegro mucho por ellos. Pero lo que no me agrada para nada es que el tipo ese esté usurpando mi lugar de niño bonito y mimado en mi propia casa y con mis propios padres. ¡Que me engendraron a mí y no a él!
Qué remedio, una de tantas cosas que tengo que aguantar me paso justo este fin de semana pasado, en el almuerzo del domingo, que yo encima tenía un resacón que para qué explicar.
empezamos a servir la mesa y, cómo no, el plato del querindango está a rebosar, mientras que yo el mío me lo tuve que poner yo mismo, y por supuesto a mi gusto, que si me fío de la Margarita toda la comida es para otra barriguita...
A eso ya estoy acostumbrado, en fin, qué remedio.
Lo siguiente que ocurre es que mi padre fue a la nevera a buscar bebidas refrescantes y da la casualidad de que sólo había una Coca Cola y claro, ¿para quíen era la Coca Cola? Pues para el yernito que coma y que beba a gusto, mientras que a mí me parta un rayo y si me añulgo me asfixio. Vaya gracia. Al final el chuchimeque no quiso la Coca Cola, pero yo tampoco!! Soy demasiado orgulloso para caer tan bajo.
El colmo de los colmos es que al final de los colmos y de la comida servimos el postre, que era helado de tuti fruti, que está buenísimo, y daba la casualidad de que al niñín le encantaba ese helado precisamente.
Y no se imaginan lo que ocurrió. Pues que la suegra le jincó un pedassssso de helado en el plato que ni a su marido. Imagínense el mío. Con decir que el fondo del plato se veía.
Y encima y para el colmo de los colmos, tiene una fijación ya obsesiva con las dichosas vacas. Niño vete al psico anda...
Nada, que tendré que emanciparme yo también para que mis padres sigan haciéndome los mimos cuando vaya a visitarlos a casa. Pero es que se está tan a gustito con ellos que... es un poco difícil decidirlo .
Es que tener cuñados para esto es hacerte el reino en otro lado y cuidarte de los destronadores.